El CamachoChange la langue en françaisCambie la lengua al españolChange language to English
Vida NaturalLivre d'Or
KokopelliVistaKokopelli
NousFincaEnergieBoutiqueReferencesGallerieVideosContacts-DirectionsLa Veguetta de la Piedra

Era una vez...

Stéphane y Claire

Moya

Crudivorismo

Ecologia

Nos conocimos cuando estudiábamos ciencias experimentales (física, química y biología), en una universidad de Paris. En aquellos tiempos, éramos lo que se llama “hijos modelos”. Todo había salido bien para nosotros: éxito en la escuela, con la salud y el deporte, y un futuro profesional que prometía…Nuestras familias podían estar orgullosas de nosotros, y presumir nuestros méritos delante de sus amigos. Pero, en el camino, algo cambió… ¿Cómo dos jóvenes, productos prometedores de nuestra sociedad moderna y de su sistema de educación han podido chaquetear hasta tal punto que abandonaron su trabajo en la Universidad de California de San Diego? En efecto, teníamos ambos contratos posdoctorales haciendo investigaciones en la Universidad de San Diego, desde hacía mas de tres años, cuando decidimos cambiar de vida. Esta expatriación nos permitió hacer muchos encuentros, darnos cuenta de nuestro impacto ecológico y económico y criticar el sistema impuesto y sus prejuicios.

Hay que recordar que California ofrece una representación ejemplar de lo que llamamos “sociedad moderna”, con sus excesos y sus absurdos. Pero veíamos que Europa tenía las mismas inclinaciones, y que poco a poco, se perdía la calidad de vida. Para comprender mejor la sociedad moderna en que vivíamos, en calidad de científicos honrados, empezamos un trabajo de investigación personal. Hablamos con varias personas de diferentes clases sociales, tanto con profesores de universidad de diferentes campos (física, biología, medicina…) como trabajadores ilegales mexicanos, granjeros, activistas militando a favor o en contra de la globalización. Nuestra formación científica nos enseñó a poner en duda el mundo que nos rodea y buscar soluciones a los problemas. Así, empezamos a criticar el sistema universitario del modelo americano (universidades funcionando como empresas), y a rechazar el futuro que nos prometía.

A lo mejor podemos decir que nuestra educación fue completa hasta tal punto que volvimos a discutir la pertinencia del sistema que nos rodea. Y finalmente, para estar de acuerdo con nuestros pensamientos y convicciones, decidimos cambiar de modo de vida, adoptar un estilo de vida simple, honrado con nuestro medio ambiente animal y vegetal, honrado con nuestros semejantes y con nosotros. Un estilo de vida en el que las acciones y las elecciones se hacen en conciencia y sin problemas de ética. Un estilo de vida sin la necesidad de justificarse, de buscar excusas. Un estilo de vida en armonía con los elementos naturales, concretos o inmateriales.

En nuestra opinión, nuestro proceder responde siempre a un espíritu científico de crítica, experimento y revisión. Actualmente, aunque estemos “desempleados” (en el sentido de la sociedad moderna), no nos consideramos como inactivos o improductivos. Nos convertimos en investigadores que tienen un estilo de vida con un fuerte valor agregado ecológico.

Sitioweb realizado para Stephane